10 cafés populares que tienes que probar una vez en la vida

El café es una infusión aromática que se toma en todo el mundo. Hay quienes piensan que un día no comienza hasta que toman una buena taza de café, debido a su poder estimulante excelente para ser consumido en el desayuno.

Es una bebida muy social, ya que su consumo no se limita solo a las comidas, sino que es consumida a cualquier hora del día y en cualquier ocasión. Incluso en climas calientes se toma para regular la temperatura del cuerpo.

A lo largo de la historia ha pasado de ser una bebida estimulante a una práctica prohibida por algunas personas de poder en la antigüedad. Pero su sabor amargo, fascinante y cambiante ha terminado seduciendo al mundo entero.

Existe una variedad inmensa de cafés en el mundo, los cuales cuentan con su propio sabor, estilo e historia. Sin embargo, solo unos pocos se proclaman como los más originales del mundo.

Café Barraquito

Originario de las Islas Canarias, es un tipo de café dulce que se puede tomar solo o después de las comidas, incluso en lugar del postre.

Su preparación clásica es colocando leche condensada en una taza, luego el licor que se desee agregar, café, leche, crema o nata y se espolvorea canela y limón.

Como son líquidos de diferentes densidades se puede ver la diferencia antes de mezclarlos. Es un gusto diferente que tiene ciertas variaciones según la localidad donde se tome.

Café caribeño

El café caribeño no puede sino contener ron y una montura de nata. Es ideal prepararlo con un café de sabor suave, es decir que no sea muy intenso.

La mezcla del ron con el azúcar morena puede prestarse para ser encendido y dar un toque de exhibición a la preparación de esta exótica bebida caribeña. Una recomendación local es usar canela sobre la nata para un resultado exquisito.

Café Raf o Café Ruso

Siendo un café proveniente de Moscú, tiene su historia cuando un cliente pidió algo diferente y le sirvieron un café con azúcar normal, crema y azúcar de vainilla. Su nombre lo debe al diminutivo de aquel cliente “Rafael”.

La diferencia de este café a otros es que todos los ingredientes se mezclan por igual en la misma taza, balanceando las texturas y gustos.

Café Suizo

La forma como se prepara este café es muy sencilla pero deliciosa a la vez. Como base se debe tener un café expreso, preferiblemente con licores, y se le agrega crema al gusto, licor de guinda y licor de chocolate.

La decoración final es con una capa de espuma de leche donde se le coloca chocolate rayado a discreción de cada quien.

Café Antillano

Si se desea tener un toque original en el desayuno, con el café antillano se obtiene lo mejor. Al preparar una taza de expresso, se le debe añadir licor de caña o ron cuando todavía esté caliente.

Dependiendo del paladar del comensal, la cantidad de licor puede variar. Finalmente se espolvorea canela y se endulza con azúcar al gusto. Se dice que es una especie de carajillo antillano que transporta y relaja a quienes lo beben.

Café Oflameron

Es un café a la turca, que se prepara en un cevse, ibrik, Turku, que no es más que una pequeña olla de metal, algo estrecha con mango de madera.

Se cocina a fuego bajo, colocando el café ya colado, con azúcar, agua y vainilla. Al momento que comienza a formarse la espuma, pero que aún no esté hirviendo, se procede a agregar el champán hasta que aparezca nuevamente espuma más gruesa que la anterior.

En ese momento se retira del fuero por unos minutos y se vuelve a calentar hasta que espume de nuevo para finalmente servir.

Café expresso Long Night

La preparación de este café expreso es una exquisitez. Hay que batir la yema de un huevo e incluirle pausadamente azúcar para crear una consistencia casi idéntica a la crema. En una bandeja que contenga agua caliente se añade el café y la mezcla, batiendo de manera constante hasta que se obtenga una consistencia ligera.

En una taza de expresso hay que añadir cardamomo y azúcar. Luego encima se le coloca la crema de café y se obtiene el exquisito café expresso Long Night para mantener alto los niveles de concentración.

Expreso Romano

El café expresso en Italia se toma muy cotidianamente. La variante romana es muy simple pero igualmente deliciosa. Cortando la cáscara de un limón en tiras o julianas, sin la parte blanca de esta para no amargarlo, se coloca en el fondo de la taza y encima se agrega el café expresso.

Se puede mantener las cáscaras y retirarlas después de un minuto, o solamente frotar las cáscaras para que la taza quede impregnada con la esencia del limón.

Café dalgona

Es un café frío que se originó en Corea del Sur, y su nombre se debe a la similitud de su sabor con un dulce popular de la región. Se realiza con café instantáneo batiéndose en agua con azúcar hasta que espese.

Hay que colocar la leche en la mitad de una taza para completarla con la mezcla. Finalmente se le puede agregar hielo al gusto y más crema de café hasta llenar el vaso o taza.

Café irlandés

Para celebrar el día de San Patricio no puede faltar un café irlandés, el toque perfecto que sirven muchos locales y bares. Este café no se acompaña con cualquier clase de whisky, sino que se sirve con whiskey irlandés elaborado con cebada seca y un proceso de triple destilación.

Algo que puede depender del gusto personal es la nata, la cual no suele ser agregada al inicio. Primero se toma el café irlandés con sorbos pequeños mientras este pasa por la nata, y por último se usa la cucharilla para llevar la nata hacia la boca. Es un gusto típico de los irlandeses.

Conclusión

Al viajar por el mundo, lo que más identifica a una región es su comida, e indudablemente el café toma protagonismo en ello.

Cada café cuenta con su propia receta e ingredientes especiales, que brindan una sensación mágica al paladar. Gracias a su amplia variedad, siempre habrá un tipo de café del agrado personal, que además cuente con un toque de sorpresa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *